El certificado energético no le importa al inquilino o al comprador, es decir la calificación obtenida no es un valor que influya en la compra o el alquiler, lo que determina la decisión es el precio del piso o del local. Además, la mayoría de las viviendas resultan energéticamente ineficientes, ya que la mayoría de las etiquetas corresponden a una D o una E y son muy pocas las que obtienen las máximas valoraciones. Así que, ¿cuáles son los factores que determinan un certificado energético con una etiqueta A?

Certificado energetico para vender o alquilar
El certificado energético ayuda a ahorrar dinero

 

En líneas generales: un buen aislamiento, un equipo de aire acondicionado que consuma poca energía, iluminación con led… En siete puntos, lo resumimos así:

  1. El aislamiento térmico: que haya fugas de frío o calor.
  2. Las ventanas: que sean herméticas, que la luz natural penetre y eviten las fugas térmicas.
  3. Las calderas eficientes: por ejemplo, las de biomasa, que en Madrid están subvencionadas por la Comunidad, apenas emiten dióxido de carbono a la atmósfera.
  4. Los equipos: los aparatos de aire acondicionado deben contribuir al confort de la vivienda con un bajo consumo en la factura de la luz.
  5. La iluminación: las bombillas LED, por ejemplo, consumen mucho menos energía que las convencionales.
  6. La orientación: esto es inevitable y no se puede solucionar, sin embargo, es obvio que la orientación es crucial a la hora del ahorro energético.
  7. La geotermia: obviamente si se invierte en suelo radiante, se reduce el impacto del consumo.

Aunque en principio una casa que cumpla estos requisitos puede salir más cara en el alquiler o en su precio de venta, lo cierto es que el consumo de energía se reduce hasta en un 50% debido a la eficiencia de la vivienda. Así, el sobrecoste en la rehabilitación o en la construcción se amortiza con todo el ahorro acumulado mensual en las facturas de los suministros.

Sin embargo, aún la calificación obtenida en el certificado energético no es un factor clave en la toma de decisión para comprar o alquilar una vivienda o un local. Esperamos que con el paso del tiempo, con los inmuebles ocurra lo mismo que con los electrodomésticos: a nadie se le ocurre elegir una lavadora con la peor calificación porque todos sabemos que a la larga sale más cara.

El certificado energético no influye para comprar o alquilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies