Un papel más, un impuesto más... Los propietarios afectados ven así este documento. Sin embargo, desde SCenergetica señalamos su gran utilidad porque supone una oportunidad de mejora. Veamos, la vivienda, ya sea comprada o alquilada es una de las mayores inversiones que hacemos a lo largo de nuestra vida. Por lo tanto, tiene sentido que conozcamos la situación del coste del mantenimiento del inmueble y del desembolso que supondrían las mejoras. Del mismo modo que nos fijamos en la etiqueta energética de la lavadora, también debemos hacerlo cuando fijamos nuestro hogar.

En un mercado tan competitivo como el del parqué inmobiliario hay que desmarcarse del vecino y resulta obvio que a igualdad de similar tipología y localización, una vivienda más eficiente tiene más valor y es más atractiva para los compradores o inquilinos. El certificado energético si se entiende correctamente es una ventaja de competitividad. Cuando un cliente lo solicita, lo que obtiene es:

  • Un documento que verifica la conformidad de calificación de eficiencia energética obtenida y que permite la expedición de la etiqueta del inmueble, es decir el certificado de eficiencia energética.
  • El distintivo que señala el nivel de calificación de eficiencia energética obtenida por el edificio o parte del edificio, o sea la etiqueta energética.

Sin embargo, mientras la ley no obligue a tener determinada calificación, que va desde la A (muy eficiente) hasta la G (poco eficiente), ni tampoco a realizar las reformas que se sugieren en el documento es cierto que un propietario puede argumentar: ¿para qué sirve ese montón de folios con decenas de datos difíciles de entender?

Por el momento lo que sí hace el Gobierno es fomentar la rehabilitación de los inmuebles mediante el Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, Rehabilitación y Regeneración (2013-2016), merece la pena interesarse por este plan ya que ofrece grandes ventajas para todos los propietarios de vivienda en general que quieran mejorar y ahorrar en todos los servicios de energía.
Por todo ello, el certificado energético no debe tomarse solo como impuesto más sino como una oportunidad para mejorar la eficiencia energética de nuestro hogar. Además, estamos hablando de un documento cuya validez es de 10 años y en la Comunidad Madrid a fecha de hoy: ¡no tiene tasas! Si su inmueble está en Madrid, de verdad, acepte el consejo de  SCenergetica: solicite su certificado energético si vende o alquila su casa.

Contacto certificado energético Madrid
Teléfono certificado energético Madrid
[schema type="review" name="Certificados energéticos sin visita al inmueble son un timo" author="Carmen Gonzalez" pubdate="2014-08-11" ]
El certificado energético es una oportunidad de mejora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies